Receta de Original Salsa Genovesa

Receta de Original Salsa Genovesa

Pasta genovese america’s test kitchen

No tengo ni idea de por qué esta salsa de carne al estilo genovés, increíblemente sabrosa, no es mucho más popular de lo que es. Es sencillamente una de las mejores salsas para pasta que jamás probarás, gracias a un proceso de cocción muy lento y a cantidades ingentes de cebolla.

Para servirla, caliente tanta salsa como necesite en una sartén. Cocine los rigatoni hasta que estén apenas al dente. Escúrralos. Añadir a la salsa y cocer a fuego lento hasta que la pasta esté bien cocida y caliente. Sazone con mejorana fresca, una pizca de cayena y una pizca de queso Parmigiano-Reggiano rallado.

(-) Actualmente no se dispone de información sobre este nutriente. Si sigue una dieta restrictiva desde el punto de vista médico, consulte a su médico o dietista titulado antes de preparar esta receta para consumo personal.

¿De qué está hecha la salsa genovesa?

La salsa genovesa o La Genovese Napoletana es una salsa increíblemente deliciosa hecha con una tonelada de cebollas cocinadas a fuego lento, ternera y vino blanco. Aunque tarda en cocinarse lentamente hasta convertirse en la salsa para pasta más rica y deliciosa que jamás hayas probado, no requiere mucha atención y es muy fácil de hacer.

¿Qué es genovés en italiano?

Genovese es un apellido italiano que significa, propiamente, alguien de Génova. Su forma plural italiana Genovesi también se ha convertido en apellido.

¿A qué sabe Genovese?

Las hojas de la albahaca genovesa son ligeramente más grandes que las de la albahaca dulce; además, son más planas y puntiagudas. Es más aromática que la albahaca dulce y sus hojas son de color verde oscuro brillante. El sabor de la albahaca genovesa se ha descrito como con toques de menta y clavo, a la vez que picante y especiado.

  Receta de Salsa romesco tradicional

Salsa genovesa chef john

De los numerosos tipos de albahaca que existen, la diferencia entre la albahaca dulce y la albahaca genovesa apenas es perceptible en el sabor, a menos que se tenga un paladar muy sofisticado. La albahaca dulce (Ocimum basilicum) es la albahaca común, mientras que la albahaca genovesa (Ocimum basilicum ‘Genovese’) es un cultivar específico. Estos tipos difieren ligeramente en su aspecto, y ambos son magníficos complementos para el pesto, las salsas italianas o salpicados con aceite de oliva y vinagre balsámico añejo y servidos con queso mozzarella y rodajas gruesas de tomate.

Las variedades de albahaca, una planta prodigiosa tanto en un jardín de hierbas al aire libre en las zonas de rusticidad 4-10 del Departamento de Agricultura de EE.UU., como en interiores en un estante soleado, son la hierba más fácil de cultivar y proporcionan meses de deliciosos sabores.

Originaria de la India, el Sudeste Asiático y África Central, la albahaca, miembro de la familia de la menta (Lamiaceae), tiene raíces reales. El propio nombre “albahaca” procede de la palabra griega “basileus”, que significa “rey”. La hierba es transcultural, con importancia en todo tipo de prácticas religiosas, desde embalsamar momias y darles una despedida que garantice un viaje seguro al más allá, hasta la creencia francesa de que la albahaca creció en la cruz original de Cristo. El folclore judío aporta la idea de que calma el hambre en tiempos de ayuno, y en Portugal, las fragantes hojas verdes son símbolos de amor que se regalan durante las fiestas especiales de los santos.

Pasta genovesa

Cuando estaba en Sorrento, por fin me di cuenta de que la salsa genovesa, a pesar del nombre, es una receta napolitana. Al parecer, esta salsa de cebolla fue inventada por un cocinero de Génova: había mucha gente de la ciudad norteña trabajando en el inmenso puerto de Nápoles.

  Receta de Salsa de mani

No importa la historia, si se pregunta a cualquier napolitano si quiere un gran plato de pasta con salsa genovesa de carne, la respuesta será un entusiasta SÍ, con la única condición de que se cueza el tiempo adecuado: al menos dos horas.

La pasta que se utiliza para la receta de salsa genovesa suele ser “ziti” -cortada en trozos antes de cocerla; de lo contrario, es casi imposible comerla-, pero también se pueden utilizar fusilli u otras formas de pasta corta.

La nonna de mi marido es de Nápoles, y cuando me vio estudiando la salsa genovesa que alguien había pedido en nuestra comida de Sorrento, me dio su secreto para conseguir una salsa genovesa auténtica y deliciosa. La magia, según aprendí de ella, se produce cuando se añade un gran trozo de jamón serrano”.

Artesana digital y comisaria de la serie de libros de cocina Simposio; creadora de Gourmet Project, un blog de comida, viajes y cultura italiana; y relatora de la vida en Italia a través del boletín Italian Colors. Claudia vive en la magnífica Roma. Le encanta la pasta, la “melanzane alla parmigiana”, los sombreros, las maletas y los aeropuertos, la Navidad y los libros. Su misión es mostrarte que Italia es mucho más que espaguetis y clichés, sino una tierra de infinitas tradiciones, sabores y patrimonio.

Auténtica receta de pesto genovés

La salsa genovesa es una salsa italiana de cebolla y carne en la que todo se estofa lentamente hasta que la carne esté tierna y las cebollas caramelizadas. Se trata de una salsa súper sencilla con dos ingredientes principales y, sin embargo, ¡es tan increíble! Las cebollas son la estrella del espectáculo y se cuecen a fuego lento hasta que adquieren un color dorado intenso y se caramelizan, liberando su dulzor, similar al de la sopa de cebolla francesa. La carne, normalmente de ternera o cerdo, se cuece lentamente con las cebollas hasta que esté tierna y se deshace en pequeños trozos que se mezclan con la salsa. El apio y las zanahorias completan la salsa, pero sólo en pequeña cantidad para añadir un toque de sabor y aroma sin ser un sabor prominente. Esta salsa lleva su tiempo, pero merece la pena. La salsa genovesa suele servirse sobre pasta tubular ancha, como ziti o rigatoni, pero funciona con casi cualquier pasta, con ñoquis o sobre polenta.

  Receta de Mayonesa casera sin huevo

Olla de cocción lenta: Si lo desea, ponga en práctica los pasos 1 y 2, coloque en la olla de cocción lenta y cocine a fuego lento durante 8-10 horas, o a fuego alto durante 4-6 horas, antes de quitar la tapa y cocinar a fuego alto hasta que el exceso de líquido se haya cocinado, alrededor de una hora, y continuar con el paso 4.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad