Receta de Croquetas de queso blanco

Receta de Croquetas de queso blanco

Relleno de croquetas

5. Pasar el puré de patatas a un bol resistente al calor. Incorporar la panceta, el queso, 3 yemas de huevo, 1 huevo batido, la mantequilla derretida, la nuez moscada y 1/2 cucharadita de pimienta. Reservar y refrigerar 3 claras de huevo para rebozar las croquetas.

8. Mezclar la harina, 1 cucharadita de sal y 1/2 cucharadita de pimienta en un molde para tartas. Bata las 3 claras de huevo reservadas y los 3 huevos en otro molde. Mezcle el panko, la cucharadita de sal restante y la 1/2 cucharadita de pimienta restante en un tercer molde para tartas. Reserve los moldes.

ATCO Blue Flame Kitchen ha proporcionado a los albertanos respuestas fiables a las preguntas cotidianas del hogar durante muchos años. Visítenos en línea para obtener recetas fantásticas, vídeos prácticos, consejos de seguridad en la cocina y mucho más en www.atcoblueflamekitchen.com o llame gratis al 1-877-420-9090.

¿Cómo evitar que las croquetas se deshagan?

Si se deja demasiado tiempo en la freidora, el relleno se calentará demasiado, se expandirá y hará que las croquetas se partan. Para evitarlo, fríe las croquetas sólo durante tres o cuatro minutos, el tiempo justo para que el exterior quede crujiente y el relleno se caliente.

¿Cuáles son los tres tipos de croqueta?

Según los ingredientes, podemos distinguir croquetas de jamón, ternera, pollo y salchichas. También puede probar con pescado, atún, merluza, salmón o bacalao, por ejemplo. Haga clic aquí para ver nuestra receta de las croquetas de bacalao.

  Receta de Sándwich de salmón y aguacate

Croquetas de queso españolas

Este artículo necesita citas adicionales para su verificación. Por favor, ayuda a mejorar este artículo añadiendo citas de fuentes fiables. El material sin fuentes puede ser cuestionado y eliminado.Buscar fuentes: “Croqueta” – noticias – periódicos – libros – erudito – JSTOR (enero de 2012) (Aprende cómo y cuándo eliminar este mensaje de plantilla).

El aglutinante suele ser una bechamel espesa o una salsa marrón, puré de patatas,[3] harina de trigo o pan de trigo.[4] El aglutinante puede mezclarse con un relleno o rellenarse con él; esta mezcla se denomina salpicón. Los rellenos típicos incluyen carne finamente picada, marisco, queso, arroz, setas, así como diversas verduras y condimentos como hierbas y especias. Las croquetas dulces pueden utilizar un aglutinante de crema pastelera y estar rellenas de fruta[5][6][7].

Una receta del siglo XVII de croquetas (croquets) de François Massialot liga un relleno de carne, trufas, tuétano, pan rallado y queso con huevo y luego las empaniza y fríe en manteca de cerdo. Pueden ser tan grandes como un huevo o tan pequeñas como una nuez y pueden servirse como entremés o como guarnición[9]. Se mencionan en un diccionario inglés de 1706[7][10]. Una receta del siglo XVIII utiliza sólo una masa, en lugar de un aglutinante de bechamel[11]. Las croquetas del tipo moderno, con un aglutinante grueso, están documentadas en un libro de cocina inglés de 1822 del cocinero francés Louis Eustache Ude[12].

  Receta de Canapés de camarones

Croquetas de jamón y queso

Las croquetas son el santo grial de la cocina española. Son una delicia para los paladares más exigentes, ya que se presentan en una gran variedad de sabores. Puede preguntar a cualquier español cuál es su plato favorito y sin duda responderá que las croquetas de jamón de su abuela. Las croquetas españolas son tan populares que incluso tienen su propio día nacional, el 16 de enero. Entonces, ¿a qué se debe todo este revuelo en torno a las croquetas? Veamos a continuación cómo hacer croquetas.

Para empezar, las croquetas son un plato tradicional que se prepara con las sobras del cocido del día anterior. Fiel a la dieta mediterránea, la cocina española suele incluir las sobras en diferentes platos para no desperdiciar ningún alimento. Las croquetas son prácticas y útiles ya que combinan las sobras del cocido casero de la abuela con diferentes ingredientes para hacer un plato totalmente diferente.

Algunos ejemplos tradicionales son las croquetas de pollo, de pescado, de ternera o de jamón. Pero también puede encontrar croquetas de temporada que incorporan productos frescos para potenciar al máximo su sabor. En otoño puede encontrar croquetas de setas. El invierno es perfecto para croquetas de espinacas y piñones o de alcachofas. Básicamente, las croquetas pueden rellenarse con el ingrediente que se desee siempre que tenga una capa exterior crujiente y un interior cremoso. Estas características son esenciales para la esencia de cualquier croqueta.

Receta de croquetas de pollo

Una vez hecho el relleno, puedes empezar a darle forma. Yo prefiero las croquetas redondas por comodidad; es más rápido que dar forma cilíndrica a cada cucharada, aunque también se pueden hacer troncos si se desea. Después de darles forma, se meten en la nevera para que se enfríen y se endurezcan, lo que ayuda a que las croquetas mantengan su forma durante el proceso de empanado. He comprobado que si se utiliza pan rallado de panko molido finamente en un robot de cocina se obtienen unas croquetas doradas y crujientes.

  Receta de Wrap de atún con queso

Acabadas con una pizca de sal, estas croquetas de patata crujientes y cremosas son una delicia cuando se sirven calientes como aperitivo, guarnición o solas como tentempié a última hora de la tarde acompañadas de vino o una cerveza fría.