Receta de Zucchini en milanesa

Receta de Zucchini en milanesa

Chuletas de calabacín. ¡Deliciosas! ¡Exitosa receta! Cómo cocinarlos

¡Los calabacines son unas de las verduras más versátiles y queridas que nos permiten aprovechar al máximo su sabor y sus propiedades saludables! Hoy te los presentamos en su papel más clásico y tradicional: ¡en un risotto cremoso y muy apetecible! Si le añades un poco de mantequilla y queso rallado, el resultado será realmente satisfactorio: un risotto de calabacín cremoso y suculento que convertirá en especial tu comida de todos los días e incluso conquistará a aquellos que le hacen ascos a las verduras, tanto pequeños como mayores… ¿apostamos?

Para hacer risotto de calabacín, empieza por el caldo de verduras. Pon al fuego una olla con verduras de temporada limpias, sin pelar y cortadas. Salar, añadir pimienta en grano y llevar a ebullición. Mientras tanto, limpiar y picar finamente la cebolla blanca con un cuchillo 1. Poner en un bol y mover al fuego. Echar un chorrito de aceite en una cacerola y añadir la cebolla 2. Cocer a fuego lento durante unos diez minutos, removiendo a menudo: ayudará a que la cebolla se dore. Si se seca el fondo, añadir muy poco caldo caliente 3.

  Receta de Patatas cocidas con tomate frito

Minestrone Alla Milanese | Sopa de verduras italiana

Los cataneses, en Catania Sicilia, han hecho de las berenjenas uno de sus ingredientes regionales más aclamados. Todo lo que se cocina con berenjenas se llama alla Norma: Pasta alla Norma, Pizza alla Norma, Arancini alla Norma.

El origen del nombre se debe a que un conocido cómico de Catania, Nino Martoglio (1870-1921) comparó la perfección de la Pasta alla Norma con una famosa ópera de Vincenzo Bellini (originario también de Catania) “La Norma” que se presentó en 1831 en el teatro de la Scala de Milán.

Si sigue este procedimiento, minimizará los desperdicios (como la albahaca que se queda atascada en el lateral de la batidora, o el parmesano que se queda dentro de la trituradora) y conseguirá una combinación perfecta de sabores (el pan rallado absorbe el ajo y la albahaca).

Puedes servir la milanesa de berenjena como guarnición con una sencilla ensalada de rúcula y tomates como he hecho con la milanesa de ternera. A mí me gusta mojarlas en mayonesa casera o alioli (que es mayonesa mezclada con ajo).

Las berenjenas fritas son las favoritas de todos, y hay muchas maneras de prepararlas. En esta receta estoy usando un poco de pan rallado aromatizado para rebozarlas y freírlas como una milanesa, pero no en mantequilla.

La abuela italiana prepara calabacines con pasta y tomates frescos

Para preparar la receta de calabacines empanados, sin duda necesitas una tabla de cortar en la que rebanar los calabacines. Las tablas de cortar de plástico que son fáciles de lavar incluso en el lavavajillas son muy útiles y prácticas.

  Receta de Berenjenas a la parmesana

Paso 3) – En un plato, bate los huevos con un tenedor. A continuación, añade una pizca de sal fina al gusto. Ahora sumerge las rodajas de calabacín. Dales varias vueltas para que se mojen bien, por todos los lados. Déjalas en los huevos batidos durante unos minutos.

También es importante que el aceite esté bien caliente. Para saber si el aceite está a la temperatura adecuada, sumerge el mango de una cuchara de madera en él. Si se forman burbujas alrededor del mango, el aceite está listo. Así que ACEITE CALIENTE.

Coloca las rodajas de calabacín empanadas en una bandeja de horno cubierta con papel de hornear. Rocíelas con aceite de oliva virgen extra y hornéelas en un horno precalentado a 200°C durante unos 15 a 20 minutos, hasta que estén doradas.

Receta de calabacín crujiente | Chips de calabacín al horno

Cocine la cebolla en la margarina hasta que esté translúcida. Añada el arroz arborio, revolviendo para cubrir uniformemente, y luego revuelva constantemente con movimientos amplios durante unos 2-3 minutos, hasta que la mota blanca aparezca en el arroz y el arroz esté iridiscente.

  Receta de Ratatouille de verduras al horno

Añadir el agua de azafrán al arroz y cocer a fuego lento hasta que se absorba todo el líquido, removiendo constantemente. Añadir un cucharón de caldo y el calabacín. Continuar este proceso, añadiendo un cucharón cada vez una vez que se haya absorbido todo el líquido anterior, hasta que el arroz empiece a estar bastante cremoso. Cuando el arroz esté al dente, cuece a fuego lento el líquido restante e incorpora la sal, la pimienta, los tomates y el parmesano.