Receta de Natillas caseras

Receta de Natillas caseras

Crema pastelera

En el Reino Unido es inaudito un pudin sin crema pastelera. No pueden existir el uno sin el otro. Las natillas son el acompañamiento perfecto de los puddings y postres británicos, y la salsa de natillas -como también se la conoce- es realmente fácil de preparar. Con esta receta en su arsenal, nunca más necesitará comprar natillas en tarro o una mezcla envasada.

La salsa para natillas es extremadamente versátil. Utilice nuestra receta para hacer trifles y parfaits de fruta, o viértala sobre crumble de manzana, tarta de calabaza o soufflé de chocolate. También es una salsa magnífica para postres de manzana de todo tipo, desde manzanas asadas hasta strudel de manzana.

“En Inglaterra, la salsa de natillas se rocía sobre todo tipo de postres, y es una tradición que debería adoptarse más en Estados Unidos. Hice esta receta como componente de un trifle inglés, pero me gustó tanto que la volví a hacer para rociar crujiente de manzana. También sería excelente sobre pan de jengibre”. -Danielle Centoni

Guarde la salsa para flan sobrante en un recipiente hermético en el frigorífico hasta 5 días. Recaliéntela muy suavemente al baño maría sobre agua humeante o a fuego muy lento. La salsa de natillas no se congela bien.

Vainilla

La Navidad es la época del año perfecta para disfrutar de unas cremosas natillas caseras. Elaboradas a partir de una mezcla básica de leche, huevos y azúcar, y a veces aromatizadas con ingredientes como vainas de vainilla, las natillas pueden servirse templadas o frías. Estupendas solas como postre, también pueden desempeñar un papel protagonista en platos dulces como la crema de caramelo y la crema catalana.

  Receta de Helado de pistacho

Para unas natillas horneadas perfectas, forre la base de una fuente de horno con un paño de cocina. Coloque ramequines encima y vierta la mezcla de natillas entre los ramequines. Vierta agua hirviendo en la fuente hasta que llegue a la mitad de los lados de los ramequines. Hornear hasta que las natillas estén bien cuajadas. El baño maría protege las natillas del calor directo de la base de la asadera, para que se cocinen suavemente y no se sobrecalienten y separen.

El secreto para cocinar las natillas removidas es cocerlas en un cazo grande a fuego medio-bajo. Remover constantemente con una cuchara de madera, hasta que las natillas espesen y cubran el dorso de la cuchara. Al remover se distribuye el calor para que las natillas no se calienten demasiado, lo que podría cuajarlas. Si al pasar un dedo por el dorso de la cuchara queda un rastro, las natillas están listas.

Leche

Todas las natillas se elaboran básicamente con los mismos ingredientes: principalmente huevos y/o yemas, además de nata o leche, azúcar y, por lo general, sal y aromas. En algunas recetas de natillas puede encontrarse una pequeña cantidad de almidón espesante, como harina, maicena, arrurruz y fécula de patata, mientras que en otras no.

Los huevos son el principal espesante de la mayoría de las natillas y las yemas las hacen suaves y ricas. Tanto la yema como la clara contienen proteínas, que pasan de líquidas a sólidas, lo que se denomina coagulación, cuando se cuecen o se hornean. Esto significa que el huevo líquido se vuelve más firme. A medida que se calienta, el huevo se vuelve semigelado o totalmente gelificado cuando se enfría, especialmente en refrigeración, lo que le da la textura de las natillas. Cuantos menos huevos haya en una receta de natillas, mayor será el tiempo de cocción y también el de coagulación.

  Receta de Helado frito

Dado que los huevos son el principal ingrediente estructural de las natillas, es importante utilizar huevos frescos y grandes de categoría A; a veces se aprecia una diferencia negativa en las natillas cuando se utilizan huevos congelados, viejos, secos o sustitutos del huevo. El calentamiento de las proteínas del huevo debe hacerse a fuego lento y bajo, por lo que las natillas a base de huevo suelen cocerse u hornearse en baños maría (baños de agua) o baños maría (Bain-Maries). Las calderas dobles son otro tipo de cacerolas utilizadas para cocinar las natillas al horno.

Receta de natillas con leche

Las natillas de vainilla son un postre clásico y cremoso, tanto si se toman solas como si se acompañan de otro postre. La adición de nata espesa hace que estas natillas sean aún más lujosas. Y el uso de yemas de huevo en lugar de huevos enteros le da una textura y un color más ricos.

Este delicioso flan de vainilla está lleno de sabor a vainilla y se puede utilizar para todo tipo de postres. Sírvala en sus moldes más bonitos, o utilice una cucharada generosa en lugar de helado de vainilla con su porción de tarta, trozo de tarta o cuenco de fruta. Póngalo en capas con tarta para un trifle o con fruta para un parfait. Una vez que aprenda a hacer natillas de vainilla caseras, las añadirá a todos sus postres favoritos.

  Receta de Torta de novias

En esencia, las natillas son un líquido espesado con huevos y calor. En estas natillas se utilizan yemas de huevo en lugar de huevos enteros y nata espesa además de leche, lo que las hace más suaves y ricas. Se cuece en el fogón, en lugar de ser un flan horneado, por lo que se asemeja a un pudin o a una crema pastelera.

En general, las natillas de vainilla se preparan bastante rápido, en unos 30 minutos. Pero es importante tener en cuenta que necesita al menos 3 horas para enfriarse. Es una receta ideal para el fin de semana, o para preparar con antelación durante la semana.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad