Receta de Crepes de espárragos

Receta de Crepes de espárragos

Crepes de jamón con salsa

En el tutorial casero número 5, te enseñé a saltear champiñones sin que quedara un montón de líquido al final.  Las crepes de espárragos y champiñones son un entrante delicioso y ligero (dependiendo de cuántos comas) para poner en práctica tu nueva habilidad.

Como muchas recetas de este sitio, las crepes de espárragos y champiñones se inspiran en una cena familiar frecuente de la infancia; en este caso, crepes cremosas de pollo. Mi madre preparaba una pila de delicadas tortitas francesas como si fuera una chef profesional experimentada (no lo era), y las rellenábamos con una salsa de esas infames sopas de nata mezcladas con pollo desmenuzado. Las sobras eran una mercancía caliente mientras duraban.

En los últimos años, he estado pagando demasiado por crepes de trigo sarraceno igualmente deliciosos con rellenos un poco más sofisticados, y el golpe en mi cartera, junto con los antojos poco oportunos, finalmente me llevaron a pedir la receta de crepes de mamá. Nunca antes se me había ocurrido preguntarme cómo una elegante tortita francesa se había colado en la rotación de cenas de nuestra mesa del Medio Oeste. Tacos, macarrones con queso, chuletas de cerdo, plato caliente de atún y… ¿crepes? ¿Por qué no me lo había preguntado antes?

  Receta de Wok de verduras con especias

Receta de frittata de Pascua

Prepare estas sabrosas crepes para un desayuno de inspiración parisina, un almuerzo tranquilo o una cena sencilla. Rellene estas crepes ligeras y deliciosas con queso de cabra cremoso, espárragos tiernos y setas carnosas para obtener un plato decadente repleto de nutrientes que encantará a toda su familia.

Rocíe un molde de 6 pulgadas con aceite en aerosol. Tome ¼ de taza de masa y extiéndala en un círculo delgado (aproximadamente ⅛ pulgada de espesor). Cocine durante aproximadamente 1 minuto por cada lado, hasta que la crepe se levante fácilmente por los lados. Repita con el resto de la masa y asegúrese de utilizar aceite en aerosol entre cada crepe.

Crepes de espárragos y champiñones con salsa de queso suizo

La primera vez que probé las crepes de trigo sarraceno fue en el Café Breizh, una famosa crepería de París especializada en crepes de Bretaña, en el noroeste de Francia. La masa, hecha sólo con huevos, harina de alforfón, agua y sal, es fina y de sabor terroso, con unos bonitos bordes marrones y de encaje al cocinarse.

Me he tomado algunas libertades al preparar esta famosa crepe. Para darle un toque verde, he añadido espárragos, y para facilitar la tarea, he dado instrucciones para hacer una crepe en forma de media luna en lugar del cuadrado tradicional. Si se siente seguro de sí mismo, no deje que eso le frene; haga los crepes en forma cuadrada; al final de la receta encontrará las instrucciones.

  Receta de Cebollas rellenas de carne picada

La mayoría de los crepes se hacen con una masa fina y sencilla de agua o leche, harina, huevos y sal, y a veces mantequilla. No lleva levadura y la masa es mucho más fina que la de las tortitas, por lo que se desliza por la sartén caliente en una fina capa, el grosor justo para que el relleno tenga su justa medida. Añadir un poco de agua con gas a la masa la airea con pequeñas burbujas.

Crepes a la parmesana

Me gusta que mis recetas sean sencillas: una breve lista de ingredientes basada principalmente en productos básicos de la despensa, como huevos, leche y harina. Me fascinan los ingredientes nuevos y frescos, así que intento incorporar a mis recetas lo que está de temporada: espárragos finos, racimos de suculentas barbas de fraile, los guisantes más dulces.

Aunque la cocina y los ingredientes italianos estén tan extendidos hoy en día, creo que aún tienen mucho que contar. No se trata sólo de la larga historia y el cúmulo de tradiciones entrelazadas en una receta. Incluso podría ignorar eso por un segundo. Lo que me emociona ahora es lo moderno que es el enfoque italiano de la comida: su respeto por la estacionalidad, su equilibrio de sabores, su frugalidad a la hora de luchar contra el desperdicio de alimentos.

Estoy deseando dar la bienvenida a la primavera en mi cocina, celebrar sus productos y la ligereza que aportan a recetas nuevas y antiguas, las hierbas frescas que por fin brotan de la tierra, la luz dorada que baña el campo al caer la tarde. En el mercado, compro todo lo que es verde, fresco y vibrante. Por fin ha llegado el momento de preparar mi sopa de guisantes, perfumada con menta y enriquecida con panceta, o los espaguetis con barba de monje y burrata. Desgrano habas y las como con queso de oveja, muerdo las primeras fresas de Basilicata y las mezclo en puré con el yogur de Livia.

  Receta de Chips de calabacín al horno
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad