Receta de Hígado de ternera a la veneciana

Receta de Hígado de ternera a la veneciana

Receta turca de hígado de pollo

A quienes les gusten el hígado y las cebollas les encantará este plato, como a muchos a los que no. Con cebollas dulces caramelizadas, hígado fundente y perfectamente cocinado, y una pizca de salvia, este plato terroso nos hace desfallecer de placer. Sírvalo sobre polenta cremosa. Más: Más recetas italianas

Cómo cocinar el hígado Olvídate de todo el hígado amargo y granuloso que hayas comido. Para que el hígado sepa bien hay que resistirse a la tentación de cocinarlo demasiado. Debe dorarse para evitar que se escapen los jugos y debe estar ligeramente rosado por dentro, no gris sucio. Utilice el fuego alto con valentía y brevemente.

El Brunello di Montalcino es el vino más exaltado de la Toscana porque ofrece una combinación de riqueza, potencia y elegancia sin parangón en la región. Sírvase uno aquí para disfrutar de una experiencia suntuosa. Una opción más asequible es el Rosso di Montalcino, una especie de Brunello a escala reducida.

¿Por qué se remoja el hígado en leche antes de cocinarlo?

Remojar el hígado en un plato o cuenco con leche durante 30-60 minutos. Este es un paso importante para eliminar el sabor amargo del hígado. Salpimienta generosamente el hígado y déjalo a temperatura ambiente mientras preparas el resto de ingredientes.

¿Cómo saber si el hígado de ternera está cocido?

Tiempo de cocción: Las lonchas de hígado muy gruesas pueden necesitar de 1 ½ a 2 minutos por cada lado. Compruebe la temperatura interna con un termómetro digital para carne; debe ser de 72°C/ 160°F.

  Receta de Pastel de carne picada relleno de jamón y queso

Hígado albanés

Calentar el aceite de oliva y la mitad de la mantequilla en una sartén grande a fuego lento. Añadir las cebollas, rehogar durante 5 minutos y añadir el vino. Cocer durante 15 minutos más, removiendo de vez en cuando, hasta que las cebollas estén muy blandas y doradas. Salpimentar y reservar en un plato.

Derretir el resto de la mantequilla en la sartén. Subir el fuego a medio y freír el hígado durante 1 minuto por cada lado para que se dore. Vuelva a poner las cebollas en la sartén y cocínelas durante 2 minutos más o hasta que el hígado esté dorado por fuera pero todavía un poco rosado por dentro. Retirar del fuego.

Receta de hígado a la veneciana

Las temperaturas del horno son para horno convencional; si utiliza ventilador forzado (convección), reduzca la temperatura 20˚C. | Utilizamos cucharadas y tazas australianas: 1 cucharadita equivale a 5 ml; 1 cucharada equivale a 20 ml; 1 taza equivale a 250 ml. | Todas las hierbas son frescas (a menos que se especifique lo contrario) y las tazas están ligeramente envasadas. | Todas las verduras son de tamaño medio y están peladas, salvo que se especifique lo contrario. | Todos los huevos son de 55-60 g, a menos que se especifique.

Calentar la mantequilla y 2 cucharadas de aceite en una sartén a fuego medio-bajo. Añadir las cebollas y el tomillo, salpimentar y cocer, removiendo con frecuencia, durante 1 hora o hasta que se caramelicen. Añadir 80 ml de vino y cocer a fuego lento durante 2 minutos o hasta que se evapore. Retirar del fuego y reservar.

  Receta de Albóndigas con setas fáciles y sabrosas

En otra sartén, calentar las 2 cucharadas de aceite restantes a fuego medio-alto. En 2 tandas, salpimentar el hígado y cocinarlo, dándole la vuelta a mitad de cocción, durante 1 minuto o hasta que esté dorado pero aún rosado en el centro. Retirar del fuego.

Recetas con hígado

Mucha gente tiene aversión a las vísceras. Quizá se deba a que a menudo no están bien preparadas: la cocción excesiva, que tiende a acentuar el sabor “mineral” de las vísceras y a endurecer su textura, es demasiado común. O tal vez sea sólo la idea de comer un órgano, aunque nunca he entendido por qué alguien comería con gusto ciertas partes de un animal y no otras. Si usted pertenece a esta última categoría, quizá prefiera saltarse este artículo.

Pero si pertenece al primer grupo, o tiene una mente abierta sobre el tema, tal vez quiera probar este plato, Hígado y cebollas a la veneciana, que es probablemente la forma más conocida de preparar el hígado de ternera en el repertorio italiano. Combina el hígado cortado en finas lonchas con mucha cebolla bien caramelizada, que aporta dulzor para equilibrar el sabor terroso del hígado, y un chorrito de vinagre, vino blanco o incluso zumo de limón para equilibrar el dulzor de la cebolla. Creo que estará de acuerdo conmigo en que es una combinación perfecta.

  Receta de Salchichas agridulces

Comience salteando la cebolla cortada en rodajas finas en una combinación de mantequilla y aceite de oliva (o sólo mantequilla) a fuego medio o medio-bajo en una sartén ancha hasta que la cebolla esté bien blanda y suave. La cebolla no debe tomar color -regular el fuego con cuidado y añadir un poco de agua o vino y sal ayudará a que el proceso de marchitamiento avance y evitará que se dore.