Receta de Pechugas de pollo a la mexicana

Receta de Pechugas de pollo a la mexicana

Recetas mexicanas de pechuga de pollo con hueso

A la cabeza de la lista de recetas esenciales para la noche de la semana se encuentran las pechugas de pollo sin piel y deshuesadas. Saben deliciosas con casi cualquier sabor que les añadas, a la vez que aportan una gran fuente de proteínas a tus comidas. Lo mejor (y lo peor) de esta versátil carne es que se cocina rápidamente, lo que significa que tienes que saber cómo cocinar correctamente las pechugas de pollo sin piel para conseguir el mejor sabor y textura en tus platos. Siga nuestros consejos sobre cómo cocinar pechugas de pollo en el fogón, así como otros métodos y recetas fáciles para cocinar pechugas de pollo jugosas y tiernas.

Las pechugas de pollo deshuesadas son un alimento básico para cualquier cocinero con poco tiempo porque se cocinan más rápido que las pechugas de pollo con hueso. Las pechugas de pollo son susceptibles de secarse cuando se cocinan demasiado, por lo que es mejor cocinarlas rápidamente a fuego alto. Esto significa que la mejor forma de cocinarlas es en sartén, salteadas, asadas o a la parrilla. La cocina es especialmente fácil porque se puede hacer una salsa en la misma sartén.

¿Cómo se cocinan las pechugas de pollo deshuesadas y sin piel para que no se sequen?

Las pechugas de pollo son susceptibles de secarse cuando se cocinan demasiado, por lo que es mejor cocinarlas rápidamente a fuego fuerte. Por eso, las pechugas de pollo que mejor se cocinan son las cocinadas en sartén, salteadas, asadas o a la parrilla. La cocina es especialmente fácil porque se puede hacer una salsa en la misma sartén.

¿Cuál es el secreto de una pechuga de pollo jugosa?

Para empezar, pon el pollo en salmuera en una mezcla de agua y unas cucharadas de sal durante unos 20 o 30 minutos. Esto potenciará el sabor natural y la humedad de las pechugas de pollo y te dejará un trozo de carne muy tierno. Este es el paso que garantizará que el pollo no quede seco ni duro.

  Receta de Pechugas de pollo con crema al estragón

¿Cómo consiguen los restaurantes que la pechuga de pollo esté tan tierna?

¿Te has fijado alguna vez en que el pollo salteado de tu restaurante chino favorito es increíblemente tierno? Es porque ablandan el pollo con un sencillo método llamado “Aterciopelado de pollo con bicarbonato sódico”. Es un método rápido y sencillo que puede hacer cualquier cocinero casero, y también se puede utilizar para la ternera.

Recetas mexicanas de pechuga de pollo al horno

Es divertido sacudir las cosas un poco cuando se trata de pollo. Esta sabrosa proteína se presta muy bien a diferentes sabores, ¡y esta versión mexicana es una cena de pollo ganadora! Prueba este sabroso plato junto a una cucharada de Arroz Español Casero, Frijoles Refritos Caseros Fáciles o Maíz Callejero Mexicano.

El pollo es tan versátil que puedes condimentarlo y cambiar el perfil de sabor de muchas maneras. Tome una cena de pollo insípida y añádale un toque para hacerla al estilo mexicano. El toque lo dan las especias y la salsa.

A los niños les encanta el queso por encima. Añade un poco de cremosidad y una capa extra de sabor. Es perfecto para comerlo tal cual y servirlo con patatas fritas, o desmenuzarlo y utilizarlo para cubrir todos tus platos favoritos, como tortillas o arroz.

Dorar el pollo: Sé que dorar el pollo en una sartén es un paso extra, pero realmente ayuda a darle un gran sabor al pollo. Sin embargo, se puede omitir y colocar el pollo sazonado directamente en la fuente de horno. Sólo asegúrese de hornear durante 25-30 minutos para compensar el tiempo perdido en la estufa.

Recetas fáciles de pollo mexicano

La mayoría de las noches de la semana sólo necesitas saber cuánto tiempo tienes que hornear las pechugas, los muslos o los muslos de pollo, no necesariamente el ave entera. Prepara el pollo y hornéalo para tener un plato principal manos libres, y mientras se hornea, prepara una guarnición de verduras.

  Receta de Paloma torcaz estofada

Coloca las piezas de pollo, con el hueso hacia abajo (si usas cortes con hueso), en una sola capa en un molde para hornear de 15x10x1 pulgadas ($21, Walmart) o en una bandeja para asar poco profunda. Unte las piezas de pollo con aceite y sazone al gusto con sal y pimienta. Si lo desea, también puede espolvorear los trozos con hierbas secas trituradas, como tomillo, orégano, condimento italiano o hierbas de Provenza.

Para los trozos de pollo carnosos, como las mitades de pechuga, los muslos y los contramuslos, precaliente el horno a 375°F. Hornee las piezas de pollo, sin tapar, durante 45 a 55 minutos o hasta que la temperatura interna probada con un termómetro para carne ($15, Target) alcance estas temperaturas:

Utilice la pauta de 45 a 55 minutos para todas sus piezas de pollo, pero compruebe la temperatura interna para detener el horneado antes de que se cocinen demasiado. El tiempo de horneado de una pechuga de pollo a 375°F variará dependiendo de si es con hueso o sin hueso, así que use el termómetro para la última palabra.

Adobo mexicano para pechuga de pollo

¿Te has fijado alguna vez en que el pollo salteado de tu restaurante chino favorito es increíblemente tierno? Es porque ablandan el pollo con un sencillo método llamado pollo aterciopelado con bicarbonato sódico.

Es un método rápido y sencillo que puede hacer cualquier cocinero casero, y también se puede utilizar para la ternera.  Utilícelo para todos sus platos de pollo chinos favoritos, como el pollo con anacardos, el pollo salteado, el Chow Mein y el pollo Kung Pao.  ¡Esto cambia las reglas del juego!

  Receta de Pollo vietnamita

El pollo aterciopelado no añade ningún sabor, por lo que sabe igual que el pollo normal. Lo que cambia es la textura. Las fibras del pollo se rompen y el pollo queda mucho más blando por dentro y por fuera. “Parece terciopelo, de ahí su nombre.

Yo utilizo el método del bicarbonato de sodio, que es la técnica que comparto hoy porque es la más sencilla y tan eficaz como el método de la maicena, que he probado en numerosas ocasiones, utilizando diversas combinaciones (claras de huevo, sin claras de huevo, vino shoaxing, freír, escaldado con agua).

Hoy comparto esta receta pensando en los fideos salteados chinos. Pero se puede utilizar para cualquier receta -incluso las no asiáticas- que se haga con tiras de pollo o trozos del tamaño de un bocado, porque el proceso de ablandamiento no añade ningún sabor al pollo.