Receta de Almejas a la marinera con tomate

Receta de Almejas a la marinera con tomate

Mejillones y almejas en salsa roja

Una de mis comidas reconfortantes favoritas es un gran plato de mejillones con pan crujiente. Si no los ha probado nunca, son como las almejas o las ostras, tienen un sabor salado y una textura firme pero cremosa. Sin embargo, a diferencia de las almejas o las ostras, nunca he comido mejillones crudos y los prefiero en una salsa rica.

Por ejemplo, esta salsa de tomate con bacon y vino. Es uno de esos platos que sólo se pueden pedir en un restaurante, pero que en realidad se pueden hacer en casa. Pongámonos manos a la obra y preparemos unos mejillones.

Hoy en día es fácil encontrar mejillones frescos, pero es importante comprobar su frescura. Los mejillones frescos deben estar vivos; sus conchas deben estar cerradas o, si están ligeramente abiertas, deben cerrarse si se les da un ligero golpecito.

El único paso que hay que dar para limpiar los mejillones es quitarles la “barba”. Se trata de una pequeña pieza, casi peluda, que sobresale del costado de cada mejillón y que les sirve para adherirse a las rocas. No es comestible. (Puedes verla sobresaliendo del lado derecho del mejillón en la foto de arriba).

Conservas de almejas en salsa roja

Las almejas en salsa roja son, sin duda, una delicia que nos encanta disfrutar en cualquier momento y cualquier día. Las almejas dulces se cocinan en una salsa rica, sabrosa y ligeramente picante a base de tomate que pide a gritos ser servida con un poco de pan crujiente casero. Este sencillo plato rebosa sabor y constituye una deliciosa comida por sí solo, o el entrante perfecto para un elegante plato principal.

  Receta de Almejas en salsa

Las almejas en salsa roja es un plato que siempre me atrae cuando lo veo en el menú de un restaurante. Es sencillo pero elevado, y puedo disfrutar fácilmente de un cuenco entero con una generosa porción de pan de masa fermentada al lado (o cualquier tipo de pan en realidad, siempre que no se desperdicie ni una sola gota de esa salsa roja).

Por suerte, las almejas en salsa roja (también conocidas como almejas a la marinera) son un plato fácil de preparar en casa y, además, a un precio mucho más económico. La salsa roja se compone de unos pocos ingredientes básicos, y las almejas aportan su propio sabor característico que distingue a este plato.

En primer lugar, ¿de qué está hecha la salsa roja? ¿Y cuál es la diferencia entre la salsa roja y la salsa blanca de almejas? La salsa roja está hecha a base de tomate y normalmente se elabora con pasta de tomate o tomates (frescos o enlatados), o ambos. La salsa de almejas blanca se basa más en las propias almejas (muchas recetas llevan jugo de almejas) junto con otros aromáticos y hierbas.

Almejas al vapor en salsa de tomate picante

Almejas” es el nombre que se da a un grupo de moluscos bivalvos que engloba a las navajas, los berberechos, las almejas duras, las almejas de Venus, las almejas de Manila y las almejas de concha de alfombra (o palourdes). Esta colección sólo se ocupa de las de forma ovalada, ya que las navajas tienen su propia sección. Las almejas abundan a lo largo de la costa británica y son baratas y rápidas de cocinar: normalmente sólo necesitan una rápida exposición al calor intenso. Las almejas suelen cocerse al vapor o hervidas y luego se añaden a platos de pasta, sopas y sopas de pescado, aunque los puristas pueden limitarse a sacar las almejas de sus conchas y servirlas con un poco de mantequilla y una pizca de sal, o quizá con mayonesa y hierbas frescas.

  Receta de Camarones a la diabla con vinagre

Antes de cocinarlas, compruebe si hay conchas rotas o almejas que no se cierran al golpearlas: están muertas y no deben comerse. Es importante limpiar las conchas sucias, ya que suelen entrar en contacto con la salsa o la sopa. A continuación, hay que poner las almejas en remojo en agua fría muy salada (lo suficiente para que sepan a agua de mar) durante 20 minutos, tiempo en el que las almejas filtrarán de forma natural cualquier resto de arena o arenilla. Si son especialmente arenosas, repita el proceso con otra tanda de agua salada. Tras este proceso, déjelas en remojo en agua fresca fría sin sal durante 10 minutos para eliminar el exceso de sal que hayan absorbido.Normalmente, las almejas se añaden a un plato mientras aún están en sus conchas para que el calor del vapor o la salsa las cocine y obligue a las conchas a abrirse. Si la receta pide carne de almeja cruda, habrá que sacarla de la concha. La técnica es similar a la de abrir una ostra; para más información, vea nuestro vídeo instructivo sobre cómo abrir una almeja.

Almejas a la marinera

La pasta mezclada con abundantes almejas picadas, ajo y salsa de tomate es un plato icónico italoamericano. Aquí, unos sencillos toques realzan ese sabor casero: Una dosis de anchoas realza el sabroso sabor de las almejas, el vermut herbáceo sustituye al vino blanco seco (aunque puede usar cualquiera de los dos), y un toque de mantequilla al final une la pasta y la salsa de una forma realmente mágica.Más: Más recetas de pasta y trucos

  Receta de Sepia al horno

Consejo de la cocina de pruebas Las almejas picadas son buenas, pero a menudo el líquido en el que vienen sabe a poco más que a sal. Por eso recomendamos escurrir las almejas troceadas y utilizar zumo de almejas embotellado para el líquido de este plato.

Una botella fría de vino rosado, como uno de Provenza en el sur de Francia o una versión seca de California, será perfecta con la salinidad de las almejas y el caldo y la acidez de la salsa de tomate. Evite los Zinfandels blancos más dulces.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad