Receta de Macarrones con salsa de laurel

Receta de Macarrones con salsa de laurel

Salsa casera para macarrones con queso

Derretir la mantequilla en un cazo antiadherente de tamaño mediano a fuego medio, añadir la harina y cocer el roux durante 1 minuto aproximadamente hasta que tenga un aspecto harinoso y esté bien hirviendo. Retirar del fuego y añadir poco a poco la leche con una cuchara de madera. Volver a poner la salsa blanca al fuego y llevarla a ebullición removiendo con frecuencia hasta que espese. Añadir la hoja de laurel y cocer a fuego lento durante 10 minutos, removiendo de vez en cuando. Retire la hoja de laurel, añada la mostaza de Dijon y bata la salsa para que quede completamente lisa y sedosa, después sazone al gusto con sal, pimienta y nuez moscada.

Hacia el final de este tiempo, calentar el grill y colocar debajo una fuente para gratinar de 20 x 30 cm o de tamaño equivalente para que se caliente. Remover los macarrones en la salsa y volver a calentar suavemente, luego mezclar con el Gruyere y verter en la fuente caliente. Esparcir por encima el parmesano y gratinar hasta que empiecen a tomar color. Servir enseguida.

Macarrones con queso 500 g de pasta

Los macarrones con queso son un plato casero clásico para mí. En casa nos gustaba mucho a mis hermanos y a mí, sobre todo a mi hermano, que devoraba montañas de macarrones con abundante salsa de tomate. Éramos muy exigentes con la consistencia de la salsa y nos empeñábamos en que quedara “bien espesa”. Hoy en día me gusta un poco más espesa, pero lo suficientemente suelta como para ser pegajosa y tentadora, y con un gratinado crujiente por encima para contrastar la textura. Una cosa que hacían mis padres era poner rodajas de tomate encima, entre el queso. Como gran fan de los tomates, se lo aconsejo encarecidamente. Aporta un ligero frescor para equilibrar el peso de todo ese queso. La calidad de un macarrón se puede juzgar por la calidad de su salsa de queso. Mi padre me enseñó a hacer una salsa de queso (o salsa blanca) perfectamente lisa; me dijo que añadiera la leche al roux por etapas, y que removiera bien cada vez para asegurarme de que quedaba totalmente lisa antes de añadir más. Es totalmente infalible y desde entonces nunca he vuelto a hacer una salsa de queso grumosa.

  Receta de spahggetti

Salsa de queso para pasta

Rinde 430 minutosINICIOS:280 g de macarrones40 g de mantequilla1 diente de ajo machacado3 cucharadas de harina normal1 hoja de laurel700 ml de leche entera1 cucharadita de mostaza de DijonUn chorrito de salsa WorcestershireUna pizca de nuez moscada fresca170 g de queso cheddar maduro rallado60 g de queso gruyere rallado20 g de parmesano ralladoPara la cobertura4 cucharadas colmadas de pan rallado panko1 cucharada de parmesano rallado finamenteuna pizca de pimentón ahumado

MÉTODO:1. Poner a hervir agua con sal en una olla grande y cocer los macarrones según las instrucciones de la caja (normalmente unos 8 minutos). Escurrir y reservar. Mientras se cuece la pasta, preparar la salsa.2. Verter la leche en un cazo y añadir la hoja de laurel. Calentar hasta que esté caliente, pero sin que llegue a hervir.3. Cuando la leche esté caliente, derretir la mantequilla en otro cazo grande de base gruesa y añadir el ajo, sofreír durante 30 segundos o hasta que esté aromático y empiece a dorarse.4. Añadir la harina y cocer durante 1 minuto. Añada la leche caliente poco a poco hasta que esté todo mezclado y la salsa esté suave. Llevar la mezcla a fuego lento y cocer durante 5 minutos antes de añadir los quesos, la mostaza, la salsa Worcestershire y la nuez moscada y sazonar al gusto. Batir para asegurarse de que los quesos se han fundido y mezclado con la salsa. Retire la hoja de laurel. 5. Incorpore la pasta a la salsa y pásela a una fuente de horno. Esparcir por encima el pan rallado, el parmesano y el pimentón.6.Colocar la fuente bajo el grill caliente durante 2-3 minutos hasta que la cobertura esté crujiente y dorada.

  Receta de Pizza napolitana

Macarrones con queso sin nata

Hay platos en la vida para los que todo el mundo tiene una receta: éste es uno de ellos. Sin embargo, como en la mayoría de los casos, es perfectamente posible esforzarse un poco más y que la boca recoja los frutos. En mi experiencia, los macarrones con queso son mejores cuando no están dominados por el sabor de una cantidad catastrófica de cheddar maduro; eso no quiere decir que no deban contener cheddar, pero necesitan un poco más de complejidad para ser realmente excepcionales. La mejor manera de conseguirlo, con diferencia, es infusionar la leche con la que se elabora la salsa de queso: añade una sorprendente profundidad de sabor que confiere al plato cierta elocuencia gastronómica.

  Receta de Fideos con salsa de queso crema y champiñones

No deje que le limite el alcance de su mente en cuanto a los sabores con los que debe infusionar la leche. Sin embargo, los ingredientes más utilizados en este proceso son el laurel, el clavo, los granos de pimienta y la cebolla. Una pizca de nuez moscada también va muy bien, sobre todo en platos de pasta como éste o la lasaña. Requiere un poco más de tiempo, pero el proceso de infusionar la leche es bastante sencillo y mejorará infinitamente cualquier salsa a base de leche que prepare. A continuación encontrará información sobre cómo infusionar la leche, aunque sospecho que la mayoría de ustedes ya tiene experiencia en ello.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad