Receta de Pasta fresca casera

Receta de Pasta fresca casera

Receta de pasta italiana

Una vez que has probado la pasta fresca hecha en casa, es difícil volver a la pasta comprada en la tienda. Pero hay un secreto: la pasta casera es increíblemente fácil de hacer, y no necesitas herramientas sofisticadas ni una máquina para hacer pasta. Sólo un rodillo y tus propias manos. Sigue mi guía paso a paso para hacer tu propia pasta fresca y colorida desde cero con cuatro ingredientes o menos.

Los pequeños electrodomésticos pueden ahorrarte unos minutos si tienes una batidora para amasar la masa o una máquina para hacer pasta para extenderla, pero una vez que le cojas el truco a hacer pasta desde cero, tus manos pueden ser igual de rápidas. (¡Lo prometo!)

Esto es posible, en cuanto al tiempo, porque comparada con la pasta seca de caja que puedes comprar en la tienda, la pasta fresca hecha en casa ya es un lujo por sí misma. Su textura aterciopelada significa que necesita poco más que una salsa de tomate picante con menta para satisfacer (o prueba también mi salsa de tomate con piel, que es ridículamente fácil de hacer).

También me encanta el colorido de la pasta que haces en casa, sin colorantes alimentarios artificiales ni colorantes cuestionables. ¡Todo lo que necesitas es un poco de colorante natural de ingredientes de alimentos reales para la pasta gourmet sin la etiqueta de precio gourmet!

  Receta de Fetucini clásico a lo alfredo

Las mejores recetas de pasta

¿Adivina qué? Si tienes harina en tu cocina, puedes hacer pasta. Ahora mismo. ¿También tienes huevos? Tienes todo lo que necesitas para preparar una tanda de fettuccine suave como la seda. ¿Tienes queso o verduras por ahí? En menos de dos horas puedes sentarte a comer ravioli, tortellini o lasaña recién hechos.

Y, sin embargo, si haces una búsqueda rápida de recetas de pasta, lo más probable es que salgas más confuso que seguro. Algunas requieren harina y huevos enteros, otras agua o aceite. Las medidas de peso frente a volumen, los tiempos de amasado, las condiciones de reposo… hay de todo.

Y no es sólo un problema de cocineros profanos. Cuando estaba en la escuela de cocina, tuve una serie de instructores que sólo me dejaron más desorientado. Unos insistían en el aceite, otros en la sal, otros en añadir yemas o un chorrito de agua. Los tiempos de amasado y reposo prescritos a menudo se contradecían. Un instructor nos decía que colgáramos la pasta para que se secara durante al menos 10 minutos antes de cocinarla; otros nos hacían mantenerla bien envuelta hasta el momento de echarla a la olla.

Receta de pasta fresca

Pasta fresca con hierbas: Prepare la receta básica de pasta hasta el final del paso 4. Presione suavemente 5 hojas de menta, 9 hojas de cilantro y 1 1/2 cucharadita de cebollino fresco picado en una sola capa sobre la mitad de cada lámina de pasta. Dobla la pasta y pásala por la máquina de pasta una vez más para encerrar las hierbas.

  Receta de Ravioles de riccota y verdura

Pasta fresca al pesto: Poner 1/2 taza de hojas de albahaca fresca sueltas, 1 diente de ajo machacado, 2 cucharadas de parmesano rallado fino y 1 1/2 cucharadas de piñones tostados en el bol de un procesador de alimentos y procesar hasta que quede bien picado. Añada la mezcla de albahaca con los huevos en el paso 1.

Pasta fresca con espinacas: Omitir 1 huevo. Corta 1 manojo de espinacas y lava las hojas. Con el agua todavía adherida a las hojas, cocer en una cacerola mediana a fuego lento durante 3-4 minutos o hasta que se marchiten. Reservar durante 10 minutos para que se enfríen un poco. Exprimir el líquido con las manos. Pique finamente las espinacas y añádalas a los huevos del paso 1.

Receta de pasta de sémola

Aprende a preparar tu propia receta de pasta casera. La pasta casera no sólo tiene un sabor superior al de los fideos comprados en la tienda, sino que también es muy fácil de hacer y sólo necesita 3 ingredientes sencillos que probablemente ya tenga disponibles en su cocina. Es una receta de cocina tradicional estupenda para aprender.

Cubra bien la masa amasada con papel film y déjela reposar unos 45 minutos (esta fase de reposo es muy importante, ya que da tiempo a la masa a relajarse. De lo contrario, lucharás contra ella todo el tiempo que la estés extendiendo).

Soy muy exigente con mis utensilios de cocina y, por lo general, sólo me quedo con lo imprescindible. Sin embargo, soy muy fiel a mi máquina para hacer pasta (enlace de afiliado) y se ha ganado su lugar en mis abarrotados armarios. Sin embargo, si vas a enrollar la masa a mano, algo como este cortador de fideos podría ser útil.

  Receta de Pasta con salmón ahumado y nata

Enrollar la masa es todo un proceso: tienes que hacer varias pasadas, a lo largo de cada ajuste de grosor para obtener los mejores resultados. Yo empiezo con el ajuste más grande (normalmente 5 ó 6), lo paso una o dos veces por ahí, y luego voy ajustando los ajustes para que sean cada vez más finos hasta que tengo la lámina perfecta de pasta dorada.