Receta de Crema de espinaca con apio

Receta de Crema de espinaca con apio

Sopa de espinacas saludable

Esta sopa tiene un color verde brillante porque la mitad de las espinacas frescas se reservan y se mezclan con la sopa después de la cocción. Es un truco estupendo que además ayuda a conservar todos los nutrientes de las espinacas frescas. Esta receta también es muy versátil. Es una sopa cálida y acogedora para el invierno, pero también es maravillosamente ligera, por lo que también funciona en verano. Puedes disfrutarla para el almuerzo con una ensalada sencilla o servirla con una cena completa para la familia.

No importa cuándo la tome, esta sopa es aún mejor cuando se sirve con una hogaza de pan integral crujiente y con semillas. Añada una cucharada de crema agria descremada o yogur griego natural para darle otra dimensión. Si quieres servir esta sopa con la cena, considera proteínas más ligeras como pescado, pollo o cerdo salteados o a la plancha.

“Una sopa rápida y fácil muy ideal para los días fríos de otoño/invierno. Muy nutritiva y saludable. Me encantó cómo las patatas le dieron a la sopa la consistencia y el espesor adecuados sin utilizar nata ni maicena. Creo que los puerros también sabrían muy bien en esta receta.” -Tara Omidvar

¿Lleva nata la crema de apio?

La Sopa Condensada de Crema de Apio Campbell’s® es una suave y delicada mezcla de apio y nata.

¿De qué está hecha la crema de apio?

AGUA, APIO, ACEITE VEGETAL (MAÍZ, CANOLA Y/O SOJA), ALMIDÓN DE MAÍZ MODIFICADO, HARINA DE TRIGO, NATA (LECHE), SAL, CONCENTRADO DE PROTEÍNA DE SOJA, AZÚCAR, EXTRACTO DE LEVADURA, EXTRACTO DE ESPECIAS, BETACAROTENO, CEBOLLA EN POLVO, AROMA. La información nutricional se basa en nuestros datos actuales.

¿Son buenas las espinacas en conserva para la sopa?

Las espinacas en conserva contienen más vitamina C por ración que las frescas. También son una rica fuente de vitamina K y potasio, y resultan ideales para acompañar salsas, sopas, tortillas o simplemente como guarnición.

  Receta de Gazpacho de lechuga con pepinos

Sopa cremosa de espinacas y puerros

En una sartén ancha, calentar el aceite a fuego medio y rehogar las cebollas, las cebolletas, el apio y las patatas hasta que se ablanden. No dorar. Añadir el caldo de verduras, remover bien y llevar a ebullición. Reducir el fuego y cocer a fuego lento durante 15 minutos, hasta que las patatas estén blandas.

Añadir las espinacas y remover hasta que las hojas se marchiten, unos 30 segundos. Retirar del fuego inmediatamente o se perderá ese bonito color verde. Enfriar un poco la sopa y hacerla puré por tandas en la batidora o el robot de cocina.

En una sartén ancha, calentar el aceite a fuego medio y rehogar las cebollas, las cebolletas, el apio y las patatas hasta que se ablanden. No dorar. Añadir el caldo de verduras, remover bien y llevar a ebullición. Reducir el fuego y cocer a fuego lento durante 15 minutos, hasta que las patatas estén blandas.

Añadir las espinacas y remover hasta que las hojas se marchiten, unos 30 segundos. Retirar del fuego inmediatamente o se perderá ese bonito color verde. Enfríe un poco la sopa y hágala puré por tandas en la batidora o el robot de cocina.

Descargo de responsabilidad: Los datos nutricionales se derivan de los ingredientes enlazados (mostrados a la izquierda en viñetas de colores) y pueden o no estar completos. Consulte siempre a un nutricionista titulado o a un médico si tiene algún problema médico relacionado con la nutrición.

Sopa de espinacas sin nata

Al igual que la col, el apio es una verdura a menudo olvidada, apreciada por su lugar en una mezcla, pero rara vez la estrella del espectáculo. Lo cual es una tontería si se piensa en lo bueno que es el apio en las sopas. (¿Se imagina una sopa de pollo sin apio?)

  Receta de Crema de espárragos blancos con Thermomix

Elija apio que no esté descolorido, con tallos firmes y crujientes que puedan romperse fácilmente al partirlos. Si los tallos son gomosos o se desprenden fácilmente, no está fresco. Las hojas deben tener un color verde intenso y no estar marchitas.

Congele la sopa sobrante en una bolsa o recipiente con cremallera aptos para el congelador durante un máximo de tres meses. Después de tres meses, la sopa se puede seguir consumiendo en el congelador, pero su sabor empezará a desvanecerse. Descongélala en el frigorífico. Remueva para mezclar los ingredientes que se hayan separado y vuelva a calentar a fuego medio hasta que burbujee pero no llegue a hervir.

Pruebe el apio crudo que vaya a utilizar en esta sopa. El apio debe estar fresco y bueno por sí mismo, no viejo ni amargo. Si tiene un manojo de apio especialmente duro o amargo, no lo utilice en esta sopa. Búscale otro uso.

Receta de apio y espinacas

Esta es para mis amigos de Vitamix. Te vas a sentir muy bien después de comer esta sopa de col rizada, apio y espinacas. Además, está deliciosa. Si me conoces, sabes que no creo en la comida sana que no sabe bien. Si no tienes una Vitamix, puedes usar cualquier licuadora o procesador de alimentos para hacer puré con las verduras, sólo que no será tan suave y tendrás que calentarlo por separado, pero aún así obtendrás un buen resultado.

Me cuesta entender por qué la mayoría de las recetas que he visto de sopas como ésta llevan nata espesa. ¿Acaso eso no anula el objetivo de una sopa supersana? Estoy a favor de la grasa cuando sirve para algo pero, en este caso, es completamente innecesaria. El yogur griego descremado funciona de maravilla para hacerla cremosa y, además, le añade un toque ácido.

  Receta de Sopa de habas con nopales

Siéntete libre de jugar con esta receta. Podrías sustituirla por cualquier verdura, brócoli, espárragos, acelgas, etc. y también podrías utilizar tus hierbas favoritas para darle un sabor más a tu gusto. La cebolla, el ajo y el limón son componentes importantes porque añaden profundidad de sabor y la cebolla también añade cuerpo a la sopa. Omite el pan rallado si evitas el gluten pero, si no es así, te lo recomiendo encarecidamente para añadir textura y un toque crujiente. Guarda lo que no utilices en un recipiente hermético y úsalo para cubrir pastas cremosas o en ensaladas.