Receta de Macarrones gratinados con bechamel

Receta de Macarrones gratinados con bechamel

Pasta con salsa bechamel

La pasta gratinada es una de las recetas más sencillas y es el plato perfecto para preparar y comer pero también para preparar y comer al día siguiente. Versátil, es un plato sustancioso desde distintos puntos de vista: básicamente contiene pocos ingredientes pero puedes enriquecerlo añadiendo embutidos de distintos tipos, quesos frescos y aliñados y, por qué no, incluso verduras.

La peculiaridad de la pasta gratinada es la bechamel, que conviene preparar en casa evitando la que se compra en la tienda: la bechamel es, de hecho, el elemento fundamental del gratinado, capaz de mezclar todos los demás ingredientes y al mismo tiempo dar compacidad al plato final.

El buen éxito de la pasta gratinada se debe a los ingredientes y especialmente a la charcutería, que debe ser sabrosa y no seca, y a la mozzarella que no debe estar muy húmeda y debe ser de buena calidad, de lo contrario se secará.

Si estás pensando “bueno, es un macarrón con queso”, déjame tranquilizarte: no lo es, es algo más que macarrones con queso. Si una sartén de macarrones con queso tiende a quedarse empapada, esta pasta gratinada tiene color y es crujiente. Por lo general, se utiliza mozzarella en la superficie, pero es posible utilizar parmesano o queso duro rallado; si se opta por uno de estos quesos, hay que añadir algunos rizos de mantequilla, de lo contrario el queso se secará demasiado.

Los mejores macarrones gratinados del mundo – Laila’s Home Cooking

La salsa bechamel, también conocida como salsa blanca, es una de las salsas madre de la cocina francesa y se utiliza en muchas recetas de la cocina italiana, por ejemplo, la lasaña. Además, se utiliza como base de otras salsas (como la salsa Mornay o la bechamel con queso). En italiano, se llama besciamella o salsa colla.

  Receta de Tallarines a la carbonara

La salsa bechamel se elabora fundiendo mantequilla y harina antes de añadir leche. La receta clásica requiere un roux o una mezcla a partes iguales de grasa y harina. Sin embargo, algunas recetas utilizan menos mantequilla y más harina para obtener una salsa más espesa. En cualquier caso, los ingredientes se cocinan hasta que se elimina el sabor crudo de la harina y se espesa la leche.

La salsa Alfredo es similar a la bechamel, pero utiliza nata en lugar de leche como base. Esto le da a la salsa Alfredo su famosa textura rica y un mayor número de calorías que la bechamel. A la salsa Alfredo también se le añade queso parmesano. A veces también se añade ajo, pero no es necesario.

Además de utilizar bases diferentes, las salsas bechamel y Alfredo difieren en sus aplicaciones. La bechamel es la base de muchas otras salsas, como la salsa Mornay, que no es más que bechamel con queso añadido. También se utiliza a menudo en lasañas y otros platos al horno, como gratinados, porque aguanta bien el calor. La salsa Alfredo, en cambio, suele servirse.

Macarrones gratinados haitianos | Episodio 54

Esta receta, junto con la de la salsa bechamel, procede del libro de cocina Silver Spoon. Una estupenda comida “sin tonterías” para una tarde lluviosa de sábado. Hice macarrones caseros para este plato y lo serví con una ensalada de tomate y pepino aliñada con una vinagreta. ¡Que aproveche!

Precaliente el horno a 475 F grados. Engrasa una fuente para horno con mantequilla. Mezcle la salsa bechamel, el parmesano, la mantequilla y las yemas de huevo. Cocer los macarrones en una olla grande de agua hirviendo con sal hasta que estén al dente, escurrirlos y verterlos en un bol. Incorpore con cuidado la mitad de la mezcla de salsa bechamel, ponga la pasta en la fuente preparada y, a continuación, vierta el resto de la mezcla de salsa bechamel por encima. Hornear durante 15-20 minutos o hasta que se dore.

  Receta de Canelones de verduras y panceta

Derretir la mantequilla en una sartén a fuego medio. Retire la sartén del fuego y bata la harina hasta obtener una pasta homogénea. Con una cuchara de madera, añadir poco a poco la leche, asegurándose de que la salsa esté homogénea entre cada adición. Volver a poner la sartén al fuego y cocer a fuego medio-alto, removiendo continuamente hasta que empiece a hervir. Sazonar con sal, bajar el fuego, tapar y cocer a fuego lento, removiendo de vez en cuando, durante al menos 20 minutos. La salsa debe estar lo suficientemente espesa como para cubrir el dorso de una cuchara y no escurrirse. Retirar la cazuela del fuego. Probar, añadir más sal si es necesario y sazonar con pimienta y/o nuez moscada. La salsa bechamel no debe saber a harina. Si la salsa está demasiado espesa, añadir un poco más de leche. Si está demasiado líquida, hervir un poco más.

Cocina – Cómo hacer unos macarrones gratinados

Una pasta cremosa y con queso que se ha convertido en un clásico francés, inglés y americano, utilizando una clásica salsa blanca francesa y gruyere, para formar un plato sencillo pero sabroso que trasciende generaciones y culturas.

Aunque la mayoría de los estadounidenses crecieron creyendo que los macarrones con queso los inventó Kraft Foods, el resto del mundo conoce sus orígenes ingleses y franceses.     Aunque se tiene constancia de la pasta con queso en la época medieval, no es hasta 1770 cuando se utiliza una salsa blanca francesa en el libro de Elizabeth Raffald, The Experienced English Housekeeper.     Esta versión moderna es la que conocemos hoy en día: pasta, queso y salsa bechamel.

  Receta de Fideos chinos con verduras y soja

Esta receta está inspirada en el Gratin de Macaronis de Eugenie Braziers.     La señorita Brazier es considerada la madre de la cocina francesa moderna, la primera mujer en conseguir 3 estrellas Michelin y la primera ciudadana francesa en conseguir 6 estrellas Michelin.    Su restaurante, La Mere Brazier, sigue en pie en el número 12 de la rue Royale de Lyon (Francia) desde 1921.

Su plato Gratin de Macaronis era posiblemente el más popular entre los clientes habituales.    Este sencillo plato se pedía incluso durante importantes reuniones de negocios entre clientes.    A veces son los platos más sencillos los que más nos tocan la fibra gastronómica.    La cremosidad de la salsa bechamel, el queso y el bocado de los macarrones dan como resultado un plato sencillo pero sabroso que trasciende generaciones.    Algo que tanto los niños como los padres pueden disfrutar alrededor de la mesa.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad