Receta de Sorbete de mandarina

Receta de Sorbete de mandarina

Recetas saludables con mandarinas

Si te gusta el sabor de las mandarinas tanto como a mí, las mandarinas están disponibles por cajas en la mayoría de los mercados, y Odwalla hace un excelente zumo fresco de mandarina que sólo puedes comprar ahora, durante el invierno.

Los helados y sorbetes caseros tienden a estar helados, porque no llevan los estabilizantes que tienen los productos comerciales. Por eso, suele ser mejor comerlos el mismo día que se hacen, a menos que les añadas alcohol o sirope de maíz para ayudar a mantenerlos suaves uno o dos días más (al final se quedarán helados).

En esta receta de sorbete de mandarina, no se me ocurrió qué alcohol añadir que no restara sabor a la mandarina, así que añadí una cucharada de sirope de maíz (podría añadir más), lo que ayudó a que no estuviera demasiado helado al día siguiente.

Receta de sorbete de naranja

Este impresionante postre navideño es el colofón perfecto para una cena o celebración especial. Anticípese y prepare este postre 3 días antes de servirlo. Consérvelo congelado y sírvalo con frutas del bosque, azúcar glas y menta fresca. Ver método

  Receta de Pastel de manzana al horno

Consejo: ¿No tienes máquina de helados? Vierte la mezcla líquida directamente en un recipiente que se pueda congelar, congela durante 2 horas, hasta que empiece a congelarse, luego vierte en un procesador de alimentos, pulsa y vierte de nuevo en el recipiente. Congelar otras 2 horas y volver a triturar en el robot de cocina. Vuelva a ponerlo en el recipiente y congélelo hasta que esté firme, al menos 8 horas o toda la noche.Ver más postres navideñosPara disfrutar de un sabor y una calidad óptimos, este postre congelado debe consumirse en los 3 días siguientes a su congelación.

Receta de helado de mandarina

Los sorbetes son populares postres fríos que tienen una larga pero vaga historia. Este dulce refresco helado se remonta al año 3000 a.C.. Incluso se alude a él en la Biblia, cuando Isaac ofreció a Abraham leche de cabra mezclada con nieve. Muchos coinciden en que su encarnación actual es uno de los muchos méritos de Marco Polo cuando redescubrió el sorbete y lo llevó de vuelta a Italia. Los italianos, conocidos por su rica cultura culinaria, han sabido dar a este postre un toque único que perdura hasta nuestros días.

Comer un buen sorbete frío es una de las muchas alegrías del caluroso verano, pero no hay que descartar los inviernos, ya que en estos meses fríos se pueden preparar sabores interesantes. Las frutas de invierno, como la mandarina, no sólo son una delicia para picar, sino que además están repletas de vitamina C, que ayuda a aumentar la resistencia a los resfriados y las enfermedades asociadas a ellos. Utiliza la fruta entera, sus zumos y la piel para conseguir un tentempié con el mínimo desperdicio.

  Receta de Flan de tres leches en olla express

Receta de sorbete de clementina

“La mayoría de la gente asocia la Navidad en París con artículos de lujo, concretamente ostras, foie gras, champán y chocolate. Pero ninguna fiesta está completa hasta que salen las clementinas: brillantes cuencos de pequeños cítricos anaranjados, a menudo engalanados con sus hojas.

Desde que comienza la temporada de clementinas, a finales de otoño, los parisinos recorren los mercados al aire libre, de puesto en puesto, probando las muestras que los vendedores pelan y ponen en los platos para encontrar los ejemplares más dulces. La mayoría de los vendedores pelan las mandarinas con los dedos, pero algunos utilizan los dientes para arrancar la piel. (De todas las cosas que la gente asocia con el invierno parisino -los lujosos escaparates de los grandes almacenes, la gente que compra champán por cajas, los montones de ostras frescas que se venden en las aceras, los carniceros que ofrecen cremosos trozos de paté de foie gras-, lo que más espero con impaciencia son esas clementinas. Y es imposible no dejarse atrapar por el frenesí frutero del mercado, en el que compradores y vendedores cargan grandes bolsas para llevarse a casa, y nadie se va con menos de unos cuantos kilos.

  Receta de Pastel de galleta y limón con lechera
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad