Receta de Albóndigas de calabaza y avena

Pasta de calabaza con albóndigas

Ahora que hemos entrado en otro año, echemos un vistazo a algunos trucos saludables para simplificar tu estilo de vida. Desde comer más fruta y verdura hasta cocinar más en casa y llevar tentempiés y almuerzos saludables para llevar, hay muchos cambios sencillos que puedes hacer cada día y que te llevarán a grandes resultados saludables.

Un truco saludable que puede hacer maravillas con el control de las porciones es utilizar una báscula de alimentos: no sólo ayuda a controlar cuánto comes, sino que te dice si estás comiendo lo suficiente. Tenga en cuenta que comer de menos puede ser tan malo como comer en exceso desde el punto de vista nutricional.

Un buen ejemplo son las proteínas: ¿está ingiriendo suficientes en las comidas? Estudios recientes demuestran que los adultos, especialmente a medida que envejecemos, necesitamos al menos 30 gramos de proteínas en cada comida para desarrollar y reparar los músculos. La cantidad de proteínas que necesitas depende de tu edad, nivel de actividad, sexo y masa muscular.

¿Cuánta proteína hay en tu comida? Pues varía. Una buena regla general: 7 gramos por onza de carne, ave o pescado; 6 gramos de proteínas en un huevo grande, ½ taza de judías, ¼ de taza de quinoa; 18 gramos en 6 onzas de yogur griego natural.

La cocina albóndigas con calabaza

Si siempre has utilizado pan rallado en tus albóndigas caseras pero ahora estás probando la dieta sin gluten, la forma más fácil de eliminar el gluten de las albóndigas es sustituir el pan rallado por harina de avena. Estas albóndigas de avena sin gluten saben exactamente igual que las albóndigas normales, ¡ni siquiera notarás la diferencia!

  Receta de Cuscús de coliflor

Muchas recetas tradicionales de albóndigas requieren freír las albóndigas en una sartén y luego cocerlas a fuego lento en salsa, ¡pero hornear las albóndigas en el horno es mucho más fácil! Si fríes las albóndigas en la sartén, tienes que hacerlo por tandas, ya que no caben todas en una sartén a la vez, y luego tienes que estar de pie sobre el fuego y dar la vuelta a las albóndigas con una espátula. Cuando horneas las albóndigas, sólo tienes que meterlas en el horno ¡y el horno hace todo el trabajo!

Hacer estas albóndigas sin gluten al horno es muy fácil. Sólo tienes que combinar ingredientes sencillos en la mezcla para albóndigas: carne picada, cebolla rallada, harina de avena, huevo, sal y pimienta. Enrolle la mezcla de carne en albóndigas, poner en una bandeja para hornear y hornear durante 25 minutos a 375F. ¡Eso es todo!

Albóndigas de ternera con calabaza

Esta es una variación de nuestra receta base de avena para horno. El otoño es la estación de la calabaza. Esta receta de avena de calabaza caliente con semillas de calabaza tostadas es un desayuno delicioso y saciante que sin duda satisfará tus necesidades de especias de calabaza este otoño.

  Receta de Fricase De Verduras

Puedes cambiar el tipo de avena que utilizas en esta receta, ¡dependiendo de lo que te guste y tengas a mano! Ten en cuenta que los tiempos de cocción pueden variar. Aprende más sobre los diferentes tipos de avena en este artículo: Diferentes tipos de avena.

Sí, la avena caliente es un desayuno estupendo para empezar la mañana. (Lee más sobre desayunos saludables a base de avena aquí.) Repleta de fibra, proteínas y sabor, la avena de pastel de calabaza te mantendrá satisfecho y con energía durante toda la mañana. Esta receta lleva avena, leche y puré de calabaza.

La avena de cualquier variedad es una buena fuente de fibra y carbohidratos complejos. La fibra es importante para la digestión, la saciedad, la estabilidad del azúcar en sangre, el colesterol bueno y la salud de las bacterias intestinales. Los hidratos de carbono son importantes para la energía y la concentración.

Albóndigas con salsa de calabaza

Aprende a preparar albóndigas veganas con champiñones en tu propia cocina. Tiernas, sustanciosas y llenas de sabor, estas albóndigas sin carne y sin gluten son perfectas para pastas, sándwiches, guisos y mucho más.

No puedo creer que esta sea la primera receta de albóndigas veganas sin carne en el blog, ¡teniendo en cuenta la cantidad de tipos diferentes de albóndigas veganas que solía hacer cuando estaba en la universidad! Son perfectas para la preparación de comidas y fue una gran manera de cambiar las proteínas en mis comidas de pasta. Las disfrutaba especialmente en invierno cuando tenía antojo de comida reconfortante.

  Receta de Mousse de esparragos

La base de estas albóndigas veganas son champiñones, uno de mis ingredientes favoritos para sustituir la carne en términos de textura y sabor. Normalmente, las albóndigas se hacen con pan rallado, pero yo opté por utilizar una combinación de avena sin gluten y nueces, que ayuda a absorber los líquidos y a crear textura.

Estas albóndigas veganas están llenas de sabor gracias a la cebolla, el ajo, la salsa Worcester vegana (o salsa de soja/tamari), la levadura nutricional, el perejil, el orégano, el tomillo, la pimienta roja falsa, la sal y la pimienta. Como hay muchos sabores, si no tienes uno o dos de los ingredientes no pasa nada y puedes seguir haciendo esta receta.